21 de mayo de 2013

Adios a José Mourinho

Florentino Pérez ha confirmado lo que era un secreto a voces desde hace ya algunos meses: José Mourinho abandonará el club blanco cuando finalice la presente temporada.

Me resulta difícil explicar la sensación que recorre mi cuerpo en estos momentos, mezcla de alivio, alegría, tristeza e incertidumbre. Alivio y alegría porque en mi opinión la situación y el clima que rodeadaba al equipo y al club era insostenible en el tiempo. Tristeza e incertidumbre porque no tengo claro que lo que viene sea lo más adecuado. Además me queda la duda de saber que hubiera podido conseguir José Mourinho en el Real Madrid de no haber sido "tan suyo".

El caso es que el entrenador portugués deja el club tras tres temporadas al frente del banquillo blanco. Un periodo de tiempo en el que se ha ganado muchos seguidores incondicionales, pero también muchos críticos. Un tiempo en el que ha obtenido numerosos exitos pero también algunos fracasos. Un tiempo en el que al fin y al cabo, ha dividido a la afición del Real Madrid, a los famosos socios que con tanto cariño nombra siempre el presidente Florentino Pérez.

Abandona el barco, según nos quieren hacer creer, por una guerra entre el entrenador y los medios de comunicación. Una guerra que indudablemente existe, pero una guerra que el propio José Mourinho se ha encargado de alimentar en múltiples ocasiones. Un conflicto que el primer año hacia gracia a la afición madridista, que el segundo año empezó a cansar en ocasiones y que el tercer año se convirtío en insufrible para una mitad del madridismo, mientras la otra mitad la disfrutaba.

Pero no es este el único problema que ha tenido el de Portugal en el Real Madrid. Los mismos jugadores que le alababan hace apenas un año no parecen estar en el mismo barco que José Mourinho. Conflicto con unos jugadores, desprecio hacia otros... Resulta difícil encontrar una declaración de apoyo real al entrenador durante esta temporada que no venga de jugadores como Antonio Adán, José Rodríguez, Michael Essien o Nacho Fernández. Continuos menosprecios hacia la historia viva del Real Madrid, un club que José Mourinho ha demostrado no conocer a fondo, primero con Zinedine Zidane, al que primero acercó a la plantilla para luego apartarle, después con Vicente del Bosque y por último con Iker Casillas. No quiero decir con esto que el guardameta mereciera o no la suplencia, solo que no se ha gestionado bien la situación, lejos de apaciguar los ánimos, explicando unos hechos que cualquier persona hubiera comprendido (baja forma a lo largo de la temporada, además de una lesión en el momento más inoportuno de la temporada) se ha usado el tema como un nuevo foco de conflicto frente a los medios de comunicación. Una batalla más para ver quien es el macho dominante en el gallinero.

Hablando de lo extrictamente deportivo, el equipo pasó de acribillar rivales a base de goleadas a pasearse sin alma por los terrenos de juego de España y Europa en apenas un año. ¿El motivo? Solo los jugadores y el cuerpo técnico lo sabe. Lo que se ve desde fuera es que los mismo jugadores que el año pasado mostraban hambre por ganar partidos, este año han perdido la liga en campos en los que meses atrás goleaban, han perdido la Copa de Europa en una segunda parte en Alemania indigna de este escudo y han perdido una final del Copa del Rey ante un equipo infinitamente inferior en cuanto a calidad aún poniendose por delante en el primer cuarto de hora. ¿Culpa de los jugadores o del entrenador? En mi opinión, de ambos.

No todo es malo en la etapa del entrenador luso en el banquillo madridista. Mourinho deja un camino a seguir. Levantó una nave que estaba hundida cuando llegó (a base de trabajo, y millones). Luchó por la independencia del club frente a los medios, por eliminar los egos en el vesturario y, sobretodo, hizo que se volviera a respetar al conjunto blanco en Barcelona, una ciudad que veía como su club tenía via libre para pasearse por España, hasta la llegada del portugues al banquillo.

Ahora bien, nos quieren vender la moto de que José Mourinho se va por la presión a la que está sometido por parte de radios, periódicos y televisiones. Creo que el portugues se va porque quiere. Porque ha comprobado que el Real Madrid está por encima de todos, incluso de él. Ha comprobado que aquí es y será uno más, como todos. A él lo que le gusta es que le doren la píldora, como hacen en Londres, Milan y Oporto. Ha comprendido que aquí un año sin títulos es un absoluto fracaso, por muchas finales o semifinales que hayas jugado, una sensación que nunca había experimentado a lo largo de su carrera.

No digo que toda la culpa de lo que pasa en el Real Madrid sea del portugués. Claro que no. La culpa se reparte en partes iguales entre jugadores, cuerpo técnico y presidente. Un presidente que dio plenos poderes a un entrenador y que luego se asustó por sus formas de actuar, decidir y dirigir. Unos jugadores que cansados (o no) del entrenador no han querido ganarse el sueldo esta temporada.

Y ¿ahora que? Con Mourinho en Londres se abre una nueva etapa en el Real Madrid. Aunque no lo parezca, el próximo 16 de junio se deberían celebrar elecciones a la presidencia del club. No lo parece porque Florentino Pérez ya se encargo de endurecer en los estatutos los requisitos para optar a la presidencia, aferrándose así al cargo sin la necesidad, seguramente, de salir elegido de nuevo. Salvo sorpresa, no habrá candidato alguno a la presidencia salvo el propio Florentino, algo que no beneficia en absoluto al club.

Nos espera una campaña electoral descafeinada, donde veremos a Florentino Pérez dando entrevistas por doquier a todos los medios del país (los mismos medios que en la pasada rueda de prensa eran señalados como motivo de la salida del entrenador), prometiendo un puñado de jugadores que en ocasiones no serán necesarios en la plantilla. Será en plena campaña donde descubriremos el próximo entrenador del Real Madrid.

Sea quien sea el nuevo entrenador, el nuevo presidente o los nuevos jugadores, lo único claro es que el Real Madrid tienen unas bases sólidas donde crear un proyecto ganador, como lo era el de José Mourinho. Un camino a seguir por el que desde aquí doy las gracias al portugués. Pero desde aquí también le doy las gracias por marcharse. Nunca tan adecuado el famoso refrán "tanta paz lleves como descanso dejas" como en este momento.

9 de mayo de 2013

Una eliminación merecida, la Final Four y la Final de Copa.

Vuelve la actividad al blog, y esta vez de verdad. Mucho tiempo ha pasado ya desde el último post. Mucho no, muchísimo. Tanto que podría pasarme la noche entera escribiendo. Quiero centrarme en tres temas, la eliminación de la Champions League y las futuras Final Four de Londres y final de Copa del Rey ante el Atlético de Madrid.

El Real Madrid volvió a caer eliminado en las semifinal de la Liga de Campeones. Esta vez a manos del Borussia Dortmund. Después de caer de manera bochornosa, por resultado y actitud, en Alemania, no bastaron diez minutos de inspiración para pasar a la final de Wembley. Parece que nos estamos acostumbrando a caer en semifinales, como anteriormente nos acostumbramos a caer en octavos de final. Lo cierto es que el Real Madrid fue justamente eliminado, si no te clasificas con un 2-0 en tu estadio en la vuelta de las semifinales de la Copa de Europa, es que muy mal lo has hecho en la ida. Sin despreciar al equipo rival, un Borussia Dortmund que demostró ser un digno finalista, la sensación es que el Real Madrid murió a causa de errores propios. El primero de ellos antes incluso de que comenzara la eliminatoria, el maldito gesto de Álvaro Arbeloa en Turquía llamando loco al árbitro, que le costó la expulsión  y que fue la causa de que Sergio Ramos tuviera que ocupar el lateral derecho y Pepe el centro de la defensa junto a Raphael Varane, rompiendo la pareja de centrales habitual. Pareja que no supo controlar en ningún momento a Robert Lewandowski, un buen delantero encumbrado a estrella después de la semifinal. Tres goles tras rechaces y un penalty por la pérdida de posición de un Pepe que aun no sabemos que protestaba. En cuanto al partido de vuelta, 15 minutos iniciales y 15 minutos finales, poco más que reseñar. Eso sí, 15 minutos iniciales en los que nuestros errores, esta vez ofensivos, volvieron a matarnos.
Otro error, esta vez en la rueda de prensa, las declaraciones de José Mourinho después de la eliminación. No por lo dicho, sino por el momento de decirlo. A estas altura de la temporada todos teníamos claros que era más que probable que el portugués abandonara el barco a final de temporada pero no parecía el momento idóneo para hablar de ello el día en que han eliminado a tu equipo de la competición más deseada por la afición. Por mucho que te pregunten por ello.

Después de perder la liga demasiado pronto, debido de nuevo, a errores propios, (y más viendo el estado de forma actual del Fútbol Club Barcelona), y de caer eliminados de la Copa de Europa, el único título que aún puede levantar el Real Madrid esta temporada es la Copa del Rey. Será el próximo 17 de mayo ante el Atlético de Madrid. El clima que rodea al club no parece el idóneo para afrontar la final. José Mourinho con un pie fuera, la prensa buscando día si y día también futuros jugadores y entrenadores, Florentino Pérez pidiendo unidad en el vestuario .. Pepe escogiendo bando, reflejo y cabeza visible de lo que puede estar sucediendo en un vestuario que visto desde fuera parece cada día más un volcán apunto de erupción. Por cierto, curioso lo que está pasando con Pepe, por un lado la prensa ha pasado de criticar cada paso del portugués a poco menos que convertirlo en santo, como el gran defensor de Iker Casillas en el vestuario. No menos curioso resulta como ahora José Mourinho critica al central después de meterlo en el equipo hasta con calzador, incluso jugando de mediocentro en distintas ocasiones.

Por otro lado, las sensaciones en la sección de baloncesto son muy distintas. El Real Madrid llega a Londres con la ilusión por las nubes. Es cierto que no es el principal favorito para alzarse con el título, pero no es descabellado pensar que hay opciones para ello. La sensación antes del fin de semana es que el equipo llega en forma y de nuevo en la senda de la victoria y del buen juego, tras la pequeña mala racha de juego, físico y moral que sufrió el equipo después de la Copa del Rey. Jugamos primero ante un Barcelona Regal sin Pete Mickael ni Brad Oleson, con la más que probable baja del "comeniños" Jawai, y con las dolencias físicas de Todorovic, Sada y CJ Wallace. Pero con Juan Carlos Navarro, toda una garantía a un partido. Por otro lado CSKA Moscú y Olympiakos reeditaran la final del año pasado por un puesto en la final, parece poco probable que el equipo ruso de los Milos Teodosic, Victor Khryapa, Sonny Weems y Nenad Krstic y compañia comandados por el general Ettore Messina no esté en la final. Por plantilla, el equipo ruso es el favorito para alzarse con el título, pero a un partido nadie duda que el Real Madrid pueda ganarle en una hipotética final. Y si no, que se lo digan al Olympiakos de Spanoulis.

13 de enero de 2013

De nuevo aquí

El día 18 de agosto se publicó el útlimo post en "El Césped del Bernabéu". La falta de tiempo y en ocasiones de ganas, han mantenido el blog sin actualización. Volvemos con ganas y con muchos temas en mente. ¡¡Allá vamos!!

16 de agosto de 2012

La fuga de los jugadores españoles y su relación con el Real Madrid.


La situación del fútbol español no es ajena a la del país. Los clubes españoles han vivido durante años por encima de sus posibilidades y ahora, muchos de ellos no pueden competir con los clubes extranjeros a la hora de fichar jugadores o intentar mantenerlos en sus plantillas.

Los españoles Santi Cazorla y Borja Valero han abandonado la liga española con dirección a la Premier League y a la Seria A, respectivamente. Todo apunta a que los internacionales Javi Martínez y Fernando Llorente serán los siguientes en abandonar sus equipo con dirección a clubes extranjeros.

Muchos aficionados se lamentan ahora de que la liga española se debilita; de que el Real Madrid y el FC Barcelona no van a tener rival durante la temporada; de que las estrellas españolas emigran al fútbol europeo…

Existen varios motivos por los que esto sucede. Uno de ellos es la negativa de los clubes españoles a negociar cualquier fichaje con el Real Madrid. Los aficionados de estos equipos se muestran orgullosos de sus presidentes y se ríen de los aficionados madridistas en cualquier encuesta de telediario o programa deportivo. Ahora, los mismos se quejan de que el futbolista español se va del país…

Basta con cinco ejemplos para comprender la relación que tiene el Real Madrid en la fuga de los jugadores españoles hacia el fútbol extranjero. David Villa, Javi Martínez, Jesús Navas, Gaizka Mendieta y Daniel Alves son cinco ejemplos. No todos son españoles, ni todos acabaron en el extranjero, pero los cinco fueron objetivo del Real Madrid y sus clubes cerraron filas para que el jugador no vistiera de blanco. Son cinco de muchos ejemplos, seguro que muchos recuerdan los casos de Joseba Etxeberría, David Silva o Sergio Agüero... ¿Se imaginan lo que hubiera pasado si el Real Madrid se interesa por Fernando Torres antes de que éste emigrara a Liverpool? No lo imaginen, solo tienen que repasar lo que pasó hace un año con el "Kun" Agüero y multiplicarlo por 2.
 
Gaizka Mendieta: El jugador vasco protagonizó dos grandes temporadas con el Valencia (99/00 – 00/01), lo que hizo que el Real Madrid se interesara en el jugador, las palabras de Jorge Valdano, por entonces Director General del Real Madrid, explican muy bien las razones por las que no terminó vistiendo la camiseta blanca: "Todo indica que Mendieta no va a venir al Real Madrid. Desde el comienzo hemos mantenido que no íbamos a pagar la cláusula, el Valencia también se ha expresado claro y ha dicho que al Madrid sólo irá si paga la cláusula, por lo que hay una interferencia definitiva, no hay vuelta de hoja. El fichaje de Mendieta está descartado aunque el jugador nunca le dijo que no al Real Madrid; al revés: le dijo que sí". La clausula de rescisión de Mendieta era de 10.000 millones de pesetas, exactamente lo mismo que pagó Florentino Pérez por Luis Figo. Días después Gaizka Mendieta era traspasado a la Lazio de Roma por 7.500 pesetas. En definitiva, España se quedó sin disfrutar de una de las estrellas de la liga, el Real Madrid se quedó sin el jugador y lo más importante, quizá la carrera de Gaizka Mendieta no hubiera ido en declive desde ese momento si hubiera firmado por el Real Madrid… Tras su paso por el conjunto italiano, fue cedido al FC Barcelona, desde donde se fue al Middlesbrough inglés, llegando a jugar incluso en la segunda división de Inglaterra.

Jesús Navas: En el momento en el que el jugador sevillista empezó a despuntar en la primera división española el Real Madrid puso sus ojos en el joven jugador sevillano. El Madrid veía en Jesús Navas la solución a los problemas que el conjunto blanco tenía con los jugadores de banda. El problema  no era otro salvo que no había jugadores de banda en la plantilla. Una vez el jugador dejó atrás la ansiedad que le impedía viajar con la selección española, su representante reconoció que Jesús Navas estaba preparado para salir del Sevilla: "Haber hecho sus primeras apariciones en la Selección y estar viviendo una concentración pre Mundial... Todo eso demuestra que Jesús está preparado para salir. Pero no está loco por hacerlo". El Real Madrid volvió a llamar a la puerta de un presidente español y la respuesta fue idéntica que con Mendieta, o la claúsula de 60 millones de euros o el jugador no saldría al Real Madrid. El presidente del Sevilla, José María del Nido, hacía gala de su cansina ironía: Por 20 millones les doy las botas de Navas. No voy a ponerle precio porque no lo quiero vender. Si por Kaká pagaron 60 millones y ha jugado 20 partidos, por Navas, que juega 55, pagan equis, ¿no?".
 
Daniel Alves: No es un jugador español, pero es un claro ejemplo de lo que le pasa al Real Madrid cuando llama a la puerta de un club español. El representante del jugador llegó a estar reunido con Pedja Mijatovic en las oficinas del Santiago Bernabéu para intentar cerrar el traspaso. Sin embargo, las negociaciones no llegaron a buen puerto, puesto que José María del Nido pedía por el lateral derecho brasileño 42 millones de €. Días antes se hablaba que el Sevilla había pedido al Chelsea inglés 35 millones de €. El Real Madrid no subió su oferta inicial, 20 millones de € más el traspaso de Cicinho, valorado en 12 millones de € por el Real Madrid, lo que suponía un total de 32 millones de €. El propio jugador brasileño no escondía su deseo de jugar en el Real Madrid. En Punto Radio le preguntaron en una entrevista post partido que si tras un año excepcional a nivel individual sólo le quedaba fichar por el Real Madrid, eso sería demasiado premio para una sola persona, contestó el brasileño. Un año después, Daniel Alves fue vendido al FC Barcelona por 29 millones de €, una cifra inferior a los 42 millones que pedían al Real Madrid.

Javi Martínez: Durante los dos últimos veranos, el Real Madrid ha tanteado la posibilidad de fichar al internacional español. El último intento fue durante la concentración del Athletic de Bilbao en Madrid para la final de la Copa del Rey. Un representante del conjunto blanco acudió a negociar pero la respuesta de los leones fue clara: no negocian por Javi Martínez. El conjunto vasco considera intransferible al jugador y asegura que si algún equipo pretende al medio tendrá que ponerse de acuerdo con el jugador y pagar la cláusula de recisión. Además, si el aspirante a hacerse con Javi Martínez fuera el Real Madrid, tendría que hacer también frente al pago del IVA”. Parece cerrado el traspaso del jugador al Bayern de Munich por un total de 40 millones de €, pero habrá que comprobar si al conjunto alemán también le añaden el IVA a la operación.
 
David Villa: El Real Madrid intentó durante dos veranos la contratación del asturiano sin éxito. Lo que ocurrió durante el verano de 2008 no queda muy claro. La parte valencianista de la historia dice que el Real Madrid llegó a ofrecer 55 millones por el delantero, pero que el club valenciano se negó debido al poco tiempo que le quedaba para fichar a un sustituto: "Sí, se ha producido esa llamada, pero ya no había tiempo para reaccionar y el Valencia, después de presentar la renovación de David Villa, ya no iba a traspasar al jugador". Por su parte, Ramón Calderón sostenía que fue el propio conjunto valenciano quien ofreció a David Villa al Real Madrid, reconociendo que existieron contactos para intentar que el asturiano acabara jugando en el equipo blanco. Por último, el representante del jugador, José Luis Tamargo, aseguró que el Real Madrid intentó fichar a David Villa el lunes durante cincuenta veces. Durante el verano de 2009, el Valencia declaró transferible a David Villa debido a los problemas económicos del club. Fue entonces cuando el Real Madrid volvió a intentar la contratación del delantero y el conjunto valenciano declaró intransferible al asturiano. Ante esta situación, el agente de Villa emitió un comunicado: "El Valencia CF, en las personas de Javier Gómez y más tarde, de Manuel Llorente, me transmitieron como representante de David Villa que el jugador estaba en el mercado. Había que venderlo por una situación económica difícil arpa el club y me dieron unas condiciones económicas para cerrar la operación. (...) Con lo establecido por el Valencia actualmente me encuentro contrariado porque el Valencia ha cambiado el planteamiento y nos dice que no quiere vender al jugador después de, como todos sabéis, haber mantenido negociaciones con tres equipos de los cuatro importantes (...)." La historia acabó de forma idéntica a la de Daniel Alves, el FC Barcelona fichó al jugador en el verano de 2010 por la cantidad de 40 millones de €.


10 de julio de 2012

El pilar de la pintura debe ser Mirotic.


En estos días en los que la sección de baloncesto busca el pívot que cierre la plantilla, la afición se preocupa porque cada vez son menos los jugadores de gran nivel que quedan en el mercado.

Esta vez no procede analizar la salida de Ante Tomic. Hay que pensar que si el club lo ha hecho es porque lo cree necesario y porque piensa que es lo mejor para el Real Madrid. La salida del croata podrá parecer un acierto o un error, pero no olvidemos que tanto Alberto Herreros como Juan Carlos Sánchez quieren lo mejor para el club, haciéndolo mejor o peor. Desear la derrota del Real Madrid y que Ante Tomic por fin sea la estrella que parecía iba a ser cuando lo fichó el conjunto blanco, está completamente fuera de lugar en el pensamiento de cualquier madridista de verdad.

Lo cierto es que poco a poco se van eliminando opciones. Se dice que el brasileño Tiago Splitter no está por la labor de volver a Europa esta temporada. Lo mismo ocurre con Nikola Pekovic y Kosta Koufos. Mike Batiste parece descartado por su alto caché. Gustavo Ayón acaba de aterrizar en Orlando, donde todo queda supeditado al traspaso de Dwight Howard y no se sabe qué planes tienen con el mexicano. Joel Freeland, dejando de lado si es un 4, un 5 o un 4´5, tiene una clausula de rescisión que asciende a los dos millones de euros, pero todo indica que el Unicaja puede negociar con cualquier club la salida del británico. Las últimas informaciones aparecidas en los medios de comunicación hablan de que se está esperando para ver qué pasa con los agentes libres de la NBA…

No se sabe quién será el jugador que complete la pintura blanca. Tampoco se sabe la magnitud de dicho jugador y el impacto que causará en la plantilla blanca. Pero lo que si se debe tener claro es que el pilar de la zona blanca debe ser Nikola Mirotic, al más puro estilo Erazem Lorbek en el Barcelona Regal. El jugador progresa año a año y esta temporada debe ser la de su consagración en España y en Europa.

El fichaje estrella de la temporada es Rudy Fernández y no se puede esperar que el pívot que aterrice en la capital sea un nombre de la talla de Rudy. Por este motivo, se antoja importantísimo el hecho de que Nikola Mirotic siga creciendo en minutos y puntuación. Condiciones y ganas le sobran para convertirse en la pieza clave de la pintura madridista tenga el nombre que tenga el pívot que complete el roster.

Si Nikola se convierte en el jugador que todos esperamos, deberá llevar el peso de la anotación en la pintura. Felipe Reyes, Marcus Slaughter y Mirza Begic son jugadores muy capaces de ayudar desde el banquillo. El nuevo pívot debe ser un jugador importante que se haga merecedor del puesto de "5" titular del Real Madrid, pero la verdad es que la verdadera estrella del Real Madrid debe ser Rudy Fernández, y el pilar de la zona debe ser Nikola Mirotic.