10 de julio de 2012

El pilar de la pintura debe ser Mirotic.


En estos días en los que la sección de baloncesto busca el pívot que cierre la plantilla, la afición se preocupa porque cada vez son menos los jugadores de gran nivel que quedan en el mercado.

Esta vez no procede analizar la salida de Ante Tomic. Hay que pensar que si el club lo ha hecho es porque lo cree necesario y porque piensa que es lo mejor para el Real Madrid. La salida del croata podrá parecer un acierto o un error, pero no olvidemos que tanto Alberto Herreros como Juan Carlos Sánchez quieren lo mejor para el club, haciéndolo mejor o peor. Desear la derrota del Real Madrid y que Ante Tomic por fin sea la estrella que parecía iba a ser cuando lo fichó el conjunto blanco, está completamente fuera de lugar en el pensamiento de cualquier madridista de verdad.

Lo cierto es que poco a poco se van eliminando opciones. Se dice que el brasileño Tiago Splitter no está por la labor de volver a Europa esta temporada. Lo mismo ocurre con Nikola Pekovic y Kosta Koufos. Mike Batiste parece descartado por su alto caché. Gustavo Ayón acaba de aterrizar en Orlando, donde todo queda supeditado al traspaso de Dwight Howard y no se sabe qué planes tienen con el mexicano. Joel Freeland, dejando de lado si es un 4, un 5 o un 4´5, tiene una clausula de rescisión que asciende a los dos millones de euros, pero todo indica que el Unicaja puede negociar con cualquier club la salida del británico. Las últimas informaciones aparecidas en los medios de comunicación hablan de que se está esperando para ver qué pasa con los agentes libres de la NBA…

No se sabe quién será el jugador que complete la pintura blanca. Tampoco se sabe la magnitud de dicho jugador y el impacto que causará en la plantilla blanca. Pero lo que si se debe tener claro es que el pilar de la zona blanca debe ser Nikola Mirotic, al más puro estilo Erazem Lorbek en el Barcelona Regal. El jugador progresa año a año y esta temporada debe ser la de su consagración en España y en Europa.

El fichaje estrella de la temporada es Rudy Fernández y no se puede esperar que el pívot que aterrice en la capital sea un nombre de la talla de Rudy. Por este motivo, se antoja importantísimo el hecho de que Nikola Mirotic siga creciendo en minutos y puntuación. Condiciones y ganas le sobran para convertirse en la pieza clave de la pintura madridista tenga el nombre que tenga el pívot que complete el roster.

Si Nikola se convierte en el jugador que todos esperamos, deberá llevar el peso de la anotación en la pintura. Felipe Reyes, Marcus Slaughter y Mirza Begic son jugadores muy capaces de ayudar desde el banquillo. El nuevo pívot debe ser un jugador importante que se haga merecedor del puesto de "5" titular del Real Madrid, pero la verdad es que la verdadera estrella del Real Madrid debe ser Rudy Fernández, y el pilar de la zona debe ser Nikola Mirotic. 
 

No hay comentarios:

Publicar un comentario